Pieles intolerantes

A flor de piel es lo que notan aquellas pieles que se sobrecalientan solamente al pasar un disco de algodón o que arden con el simple contacto con el agua… y aun y así, apenas tienen signos externos visibles. Si notas lo mismo, es que tienes una piel intolerante. Nada mejor como desmaquillarte con SENSIFINE Baume demaquillant con la yema de los dedos para evitar cualquier sensación de incomodidad. Con solo 9 ingredientes tendrás una doble limpieza ideal para pieles sensibles y reactivas, reduciendo la irritación causada a diario como la contaminación. A continuación, aplícate SENSIFINE Crème o Aqual-gel para rehidratar y calmar tu piel intolerante.